Mi Relato del Ultra55kMaratonMerida

La partida se dio a las 3:00 am desde la población de Jaji a 1700msnm, los primeros kilómetros fueron de asfalto para adentranos en la montaña, el frío aún era tolerable y con ello pude mantener buenas sensaciones corporales dosificando los ritmos.

Una ruta con muchos ascensos como era de esperarse (Mérida es considerada el techo de Venezuela), muchos charcos/ríos que saltar y en uno de ellos caí desafortunadamente era el k11 y apenas transcurría una hora y 35 min, #LuisRosales -me dijo evita pisar los charcos- a lo que le respondí: ya caí en uno, inmediatamente murmuró -te jodiste-. Ya el pie izquierdo (mi fuerte) estaba entumecido, y para no perder el ritmo que veníamos logrando, lo que hice fue cambiar el pie fuerte al derecho (dar el primer paso con el), algo que no fue fácil por el trabajo mental que amerita. Eso aunado con el inclemente frío q se acentuaba con los kms y la altura que ibamos ganando impidió mantener el ritmo y ver como Luis se alejaba en la oscuridad y como tantos corredores me pasaban.

Me quede sólo y no lograba mantener el ritmo, ya en el k19 decidí parar unos segundos y nuevamente me pasaban algunos corredores. Desde ese momento, la estrategia de alimentación se alteró porque el frío me irritó la garganta y no podía tragar.

Cuando retome la carrera, lo hice con la misma estrategia, correr en el plano y en la bajada, caminar en la subida, pero todo era subida.

Llego el amanecer, me quite la linterna, un gran alivio para mí y me alcanzo Marco Sosa @masmve de @sdrunners conversamos sobre como estábamos de sensaciones y seguí su paso, el iba con un mejor ritmo evidentemente pero logré seguirlo y avanzamos buena cantidad de kms.

Llegamos al punto de control 25k  entre los 65 primeros. Uno de la logística exclamó: el frío esta inclemente! Sin duda alguna era así. Tomé un vaso de consomé cuando no tomo sopa, pero era justo y necesario.

Sentí que agarre el segundo aliento en ese tramo, mantuvimos un buen ritmo pero @marco se fue a alejando en la medida que la altura se incrementaba.

En ese vaivén de buenas y malas sensaciones, predominaban las buenas pero allí en el k30 aproximadamente el dolor de espalda era intolerable. Seguí corriendo/caminando por tramos a fuerza de ovomaltina y gatorade. Logré alcanzar de nuevo a Luis Rosales quien sufría el mismo dolor que yo. Hice una pausa para esperarlo y luego continuamos la ruta, escaleras al cielo, subidas y más subidas, de nuevo quede rezagado hasta el 36 donde estaba la Laguna de Albarregas, máximo punto de altitud a 3920msnm. 

Allí estaba muy descompensado y el intolerable dolor en la espalda, ya era enorme. Realmente se me paso por la mente abandonar, pero reaccione positivamente ante la pregunta del Paramédico de Protección Civil. Decidi continuar, recargue mi termo con el agua de la majestuosa laguna llevaba, miré mi reloj y llevaba 6h10min. Según todos los del punto de control lo que venía eran 20k de bajadas y sí fue así; 20k infernales, la peor parte del trayecto, puras piedras sueltas, selva, sol, calor, humedad, barro y más piedras sueltas, y sin puesto de hidratación en ese trayecto (menos mal recargue en la laguna) por cierto llevaba 7 horas sin poder orinar teniendo ganas.. Hasta q por fin logré, gran alivio!!

La selva fue toda una odisea, interminable, practicamente sólo hasta encontrar a Luis Dávila en esos metros finales, estaba agotado y con ganas de ver a su madre quien lo esperaba en la llegada. Llegamos al último punto de control, donde fuimos muy bien atendidos, nos hidratamos con gatorade, agua y patilla.

Restaban 5k de asfalto para finalizar la prueba, y el reloj marcaba 9h35m, intente correr a toda velocidad desde la Hechicera hasta la Plaza Las Heroinas pero fué imposible bajar las 10h. Crucé la meta, y como siempre mi @pfmia estaba allí esperándome como siempre. Gracias por ser parte de esta aventura y por apoyarme siempre incondicionalmente.

Lo bueno de no abandonar es q se logró conquistar el #2desafio satisfactoriamente, adolorido, exhausto, molesto pero en el fondo valorando lo que acababa de lograr.

En ese momento quería decir no vuelvo a correr más #ultramaratones pero ya estoy inscrito en 50k de #RumboAParaguana, seguiremos #recorriendovenezuela

Relato de un ultramaratonista!
video
#recorriendovenezuela #5destinos #5desafios #merida #venezuela #ultraman #pfdawson 

Maratón CAF una fiesta sin igual!







A pocos días de haberse corrido la @maratoncaf en nuestra Caracas, metropolis que nos sirvió de gran anfitriona con toda su maravillosa gente, para celebrar quizás el evento deportivo que puede compararse en estas latitudes con un Caracas-Magallanes y esto me atrevo a decirlo sin termor alguno, ya que, como fanatico he podido disfrutar de lo emocionante y euforico de un juego de pelota de estos eternos rivales, tanto en Caracas como en Valencia. Y tener la posibilidad de ver jugadores de la categoría de Omar Vizquel, Bob Abreu, Melvin Mora, Edgardo Alfonzo por nombrar solo algunos, la entrada lo vale todo. Sin embargo, muy pocos mortales tienen el placer de compartir en el propio campo de juego con estas estrellas. 

Pero, regresando a la maratón palabra que puede emplearse tanto en masculino (el maratóncomo en femenino (la maratón), según el Diccionario panhispánico de dudas; en este caso me refiero a la maratón, como una prueba femenina que te enamora fácilmente pero, siempre hay un pero, no se deja conquistar fácilmente a pesar de que puedas entregar cuerpo y alma a tu propia preparación fisica, mental y emocional, además de sacrificar valiosas horas de sueño para poder cumplir tambien con las obligaciones laborales, academicas, sociales y aún más importante disfrutar tiempo de calidad en familia. Esto lo digo con toda propiedad porque con este CAF es mi tercera prueba en la temible pero apasionate distancia (42k) y tengo el orgullo de poder decir que soy finisher y tambíen maratonista. Una prueba que se parece a la vida misma, llena de amor y desamor; de sangre, sudor y lagrimás; de triunfos y derrotas, de éxitos y fracasos pero siempre cargada con una buena dosis de aprendizaje y mejor aún una sensación de crecimiento personal, que resulta de tanto esfuerzo, caracterizado por ser constante, disciplinado, apasionado, con determinación, deseo y disfrute, pero también con dolor físico, mental y hasta emocional.

De vuelta a la comparación con un Leones vs Navegantes, cual de ustedes #runners (para evitar el corredoras y corredores) no ha disfrutado estar en la misma línea de salida con una mujer de la talla mundial como lo es Yolimar Pineda (pionera olimpica, pero mejor aún consolidando su camino para ser considerada la mejor corredora de nuestra historia), o compartir la ruta con el mismo Lervis Arias (solo vemos su estela), un atleta sin igual, dominante en varias distancias de medio fondo y fondo, en pista y calle, pero que no ha logrado conquistar la maratón como ha soñado, y vaya que hemos sido testigos de que no ha escatimado esfuerzo alguno por lograrlo (bravo Lervis, digno ejemplo de perseverancia). Esto sin olvidar, la EMOCIÓN que sienten las mujeres al ver, tanto en la entrega de materiales como en el mismo asfalto al galan de telenovelas y gran atleta Eduardo Orozco (casi que no lo dejan respirar de tantas selfies que se toman hasta corriendo el CAF). 

Pero, siguen los "pero", algo que estoy seguro que compartimos todos los #runners (mujeres y hombres) y no gozan los peloteros (porque cuando pierden un juego hasta le mentamos la madre), es esa sensación indescriptible cuando recibimos el apoyo incondicional de personas que no tienen la más mínima idea de quienes somos, cuales son nuestras metas cuando corremos un maratón, de donde somos, a quien representamos, porque somos capaces de entrenar 500 o más kilómetros para competir solo 42k y mejor todavía son capaces de correr algunos metros no para motivarnos a continuar sino empujarnos todo lo que sea necesario para cruzar la tan preciada meta. Y si a esto le sumamos que también nuestros seres queridos se suman con pancartas, estrategias de hidratación, fotografías en la ruta y llegada y lo más fantastico correr a nuestro lado, me atrevo a decir, que es el deporte más bonito del mundo.

Pero se viene lo mejor de esta comparación, el Universitario de Caracas (Estadio con más asientos que el José Bernardo Perez) tiene la capacidad de albergar tan solo 20000 personas, y la Organización del Maratón CAF (la Corporación Andina de Fomento) logró convocar en su quinta edición más de 10500 corredores de 17 países con una meta bien clara, cruzar la meta. Pero, si a cada corredor le sumamos un familiar, amigo, conocido podriamos totalizar más de 20000 mil almas que vibraron de emoción durante este fin de semana CAF. Vaya que si podemos compararnos con un Ccs-Magallanes.  

Lo increible, es que hoy 28 de abril nadie habla de esa eterna rivalidad en nuestro amado béisbol; pero estoy completamente seguro que estas 20000 personas, desde ya están analizando y reflexionado sobre sus resultados, ritmos, sensaciones, dolores, calambres, clima, ruta, hospedaje, feriaCAF porque ya tenemos fecha (30/04/2017) para nuestra próxima cita con el asfalto caraqueño. 

Para finalizar, el fanático del béisbol paga desde 1500 bs y hasta más (cuando compramos en reventa) para disfrutar de un espectáculo deportivo donde es posible que tu equipo pierda y el mejor shortstop del mundo cometa un error, pero nosotros los #runners pagamos 1500 Bs (InscripciónCAF) para que desde nuestros seres amados (en mi caso mi madre, mi madrina, mi tía, mis primas y mi amada esposa), hasta el ser más desinteresado por este deporte nos regale un sonoro aplauso acompañado de una sonrisa cuando logramos cruzar la meta!

Esto va dedicado a todos los #runners y en especial a las 91 personas (incluyendome) que tuve el honor y el placer de preparar de alguna manera junto a mi equipo de trabajo (Yohanna Barreto y Francisco Bueno) para que hoy día digan: YO CONQUISTE CAF

GRACIAS TOTALES!



La experiencia de la carrera, un mensaje a todos los Runners!


Por Aida FernándezCorredora y Profesora de Educación Física

Cuando éramos niños muchas eran las cosas que nos causaban emociones: el niño Jesús, una fiesta de cumpleaños, una ropita nueva, o sencillamente que llegara papá o mamá con una chuchería.

Ya de adolescente nos empezaba a emocionar si nos levantábamos a alguien, si íbamos a alguna fiesta o  pensar en la graduación de bachiller con su ilusión del acto, el viaje o la celebración, luego la entrada a la universidad… a mi juicio la mejor época;  de adultos, cuentan cada vez menos cosas, que nos emocionan muchísimo: el matrimonio (si es la primera vez que te casas, porque para la segunda ya sabes lo que te espera), o la graduación de la universidad, la entrevista para el trabajo que anhelas, en fin esos grandes motivos que con sus cosquilleos en el estómago   nos hace sentir que estamos vivos, que podemos vivir intensamente. Una condición sine qua non que de adultos requerimos para vivir esas emociones intensas es la pasión como dijo Dante Aliguieri  en su Divina Comedia: no puede comprender la pasión quien no la experimenta.

Sin embargo,  vamos con los años perdiendo la capacidad de asombro;  la responsabilidad y la conciencia de los problemas nos alejan de cosas elementales para vivir, para vivir intensamente y justamente me refiero a eso que nos emociona como cuando éramos niños.

Cuantas veces  vemos a los niños reírse descontroladamente? o brincar de emoción? o brillarle mucho los ojitos por cosas pequeñas?, en cambio,  cuantas veces en esta dura cotidianidad vemos en la calle adultos con caras largas, tristeza en su mirada y lo que es peor amargura en sus accionar. Sabemos que se acciona desde lo que tienes dentro de ti.

Desde mi perspectiva quienes corren con asiduidad (bien sea aficionado o atleta de rendimiento) realizan una interacción social que nos ofrece además de todos los beneficios psíquicos y físicos uno muy importante y requerido para Venezuela: nos forma para la tolerancia,  el respeto, la responsabilidad, la disciplina, la constancia y muy importante nos da fuerza, todo esto valores necesarios en un país resquebrajado en el cual cada uno tiene una cuota, como decía Fernando Savater “en democracia todos somos políticos”.

Cuando corremos también nos apropiamos de unas calles, de un estado, de un país que nos pertenece, nos convertimos en una micro nación que tiene normas, patrones, códigos nos convertimos en una fuerza mediadora entre una realidad externa y lo que ocurre en cada uno en lo individual, cito al filósofo Meleau Ponty “lo dado no es la cosa, sino la experiencia de la cosa” y correr es definitivamente una experiencia intensa, a través de ella nos sentimos vivos, manifestamos un lenguaje que se da a través de millones de zancadas con toda su carga simbólica.

De modo que,  la pasión de cada corredor o corredora es la energía que pone el mundo a sus pies (literalmente); como dice el gran Dawson “correr es de locos pero nos hace libre”, la experiencia de correr genera una energía que se parece a la que el niño es capaz de producir, sonreímos más, nos brillas los ojos, estamos más felices, relajados y esto no sólo nos beneficia en lo individual en el plano emocional, correr nos hace también mejores ciudadanos.

Ahora bien, vale realzar el trabajo que hace la gente de Carabobo Runners, quienes gracias a la iniciativa de Walfred Astudillo –quien merece honores por todo el trabajo de hormiguita que por años ha logrado reunir a miles de carabobeños en una actividad tan rica como “correr”-  forma una membresía poderosa que nos vincula y enriquece.

Los fenómenos sociales  pueden hablarnos de una realidad colectiva, y quien dice que más de 20 mil corredores en Gatorade Caracas Rock o 12 mil en CAF no significa un fenómeno social digno de ser analizado, y aunque la intención del escrito no es aburrir al lector se distinguen a través de la carrera una fuerza que reivindica prácticas sociales positivas para el empoderamiento y en pro de la defensa de los derechos que a nivel particular y colectivo han  de promoverse para la necesaria transformación social de Venezuela, por eso, por la participación ciudadana, por la motivación, por la disciplina, por la tolerancia, por el respeto, por los entrenamientos compartidos, las sonrisas, las conversas, Carabobo Runners es gente que construye país.
  
Termino con un poema, inspirada en el personaje principal de una de las mejores novelas que se haya escrito, Don Quijote de la Mancha:

No vas en un flaco rocino
Sino sobre tus livianos zapatos
Tu armadura es un cinturón
Y la lanza en tus brazadas se encuentra
Y tu Dulcinea del Tobozo
Se encuentra allá en la Meta.

No hay duda de tu nobleza
Pero con tanta carrera
Y tus ganas de aventuras
Creo que has perdido la cabeza.

Cuando sales muy temprano
poseído por Apolo
sacas fuerza en las bajadas
y  también en las cuestas
Decidido y muy sonriente
Quieres salvar a la gente
Y arreglar un poco a Venezuela.

Aunque el corredor carabobeño
Pase por ser un lunático
A mí me cae simpático
Porque a través de sus pasos
Cabalga en un sueño que a muchos parece errático.

Aunque han perdido la cabeza
y CAF quieren hacer
Hoy pido un aplauso a todos
y que Dios los conforteis.



Conoce tu Ritmo de Carrera

Quieres conocer el ritmo ideal para lograr tu objetivo en tu próxima carrera?
Si no cuentas con ese accesorio de alta tecnología que puede ayudarte a controlar tu ritmo de carrera y solo puedes marcar el tiempo final de competencia. 

Te recomendamos descargar nuestra tabla  de ritmos y tiempos kilómetro por kilómetro para que puedas planificar tu estrategia al correr en tus entrenamientos y/o competencias

¡Correr es de locos, pero nos hace libres!